" />

Dolor de pies: todo lo que necesitas saber

Los pies, aunque no lo parezca, representan una parte indispensable del cuerpo humano. Pues en ellos se soporta toda la carga de nuestro cuerpo durante la marcha. Por esta razón, es normal que luego de días ajetreados, el uso de zapatos inadecuados, o actividades físicas excesivas, pueda presentarse dolor o molestia en ellos, haciendo notar generalmente al final del día, cuando ya el cuerpo entre en reposo.

El dolor de los pies puede presentarse en diversas áreas del mismo como lo son la zona plantar, ligamentos, metatarsos o talón. Sus causas pueden ser múltiples y dependiendo de ellas, pueden acarrear diferentes complicaciones a la persona que los padezca.

Como señal de agotamiento o aparición de alguna enfermedad degenerativa, el dolor en los pies suele tomarse como un aspecto insignificante, sin embargo, es preciso tener en cuenta que su presencia puede ser alerta de alguna severidad, por lo cual es recomendable acudir al especialista, si es persistente, de manera que puedan detectarse posibles patologías que progresivamente puedan afectar a la persona.

Posibles causas del dolor de pies

Como ya se ha mencionado, las causas de dolor o molestias en el pie son multifactoriales, estas pueden ser ocasionadas por diversas razones, siendo una de las más comunes la fascitis plantar, esta anomalía se presenta en la zona del talón, aunque su dolor se puede esparcir por toda el área plantar y hasta los dedos del pie. Se trata de una inflamación de la fascia plantar ubicada por debajo del talón. Esta hinchazón puede ocasionar dolor intenso en el pie, aunado a una sensación de rigidez en el talón, que impide con frecuencia la movilidad regular de la persona y la limitación en el uso de algunos calzados.

El dolor en los pies también suele ser causado por la presencia de espolón calcáneo, el cual consiste en la formación de una protuberancia en el área del talón, ocasionada por factores como el sobrepeso, mala alimentación o en algunos casos por la presencia de una enfermedad reumática. Aunque el espolón propiamente no ocasiona el dolor, la constante presión ejercida en donde se encuentra la anomalía, produce inflamación severa, lo cual genera dolor intenso, que en ocasiones no permite a la persona afectada desarrollar sus actividades cotidianas.

Otra de las causas asociadas al dolor en los pies, es el uso frecuente de zapatos incomodos, frecuentemente muy ajustados, de tacón alto, o de punta estrecha. Estos aspectos, se asocian comúnmente a la aparición de Hallux Valgus o coloquialmente “juanetes”, los cuales se evidencian con la presencia de una protuberancia en la parte lateral de la primera falange del pie. A medida que va creciendo, el Hallux Valgus, produce que se vaya desviando la orientación del dedo por encima o debajo de la segunda falange, lo cual ocasiona dolor en el área donde se encuentran los metatarsos.

Otras condiciones como dedos de martillo, la cual consiste en la curvatura de los dedos, hasta tomar el aspecto de garras, también pueden producir intenso dolor. El pie plano y el Neuroma de Morton, que es la inflamación del tejido nervioso de los pies a causa de la presión ejercida en ellos, por zapatos incomodos, también pueden ocasionar dolor.

Asimismo, factores como sobrepeso, actividad física excesiva, caminatas largas, zapatos incomodos, enfermedades degenerativas o trastornos de la columna vertebral, también pueden relacionarse con las molestias o dolores en los miembros inferiores.

La mala postura al caminar, torceduras y esguinces también pueden ocasionar molestias en los pies, estas pueden durar algunos días, sin embargo, la persistencia del dolor puede estar asociado a aspectos de mayor severidad como una anomalía o enfermedad degenerativa.

¿A quién afecta el dolor de pies?

Dependiendo la causa, el dolor en los pies puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, en las patologías más frecuentes como espolón calcáneo, suelen ser de mayor riesgo, las personas mayores de 40 años, los deportistas y quienes realizan actividades físicas sin previo calentamiento. En el caso de dolor asociado a los juanetes, puede asociarse comúnmente a mujeres, debido al uso de calzado inadecuado, mientras que en niños y adolescentes éste puede presentarse a causa de enfermedades congénitas. En otros casos, cuando se trata de problemas de circulación, se ven afectadas personas de tercera edad.

¿Cómo se puede corregir el dolor de pies?

Debido a que el dolor en los pies puede asociarse a múltiples razones, es importante principalmente conocer a que se debe este problema. Sin embargo, las recomendaciones generales para disminuirlo son, el uso de calzado cómodo, con apoyo, que ayuden equilibrar la carga y peso del cuerpo. El uso de plantillas, también es recomendable en esta situación. La realización de caminatas en ejercicios, ayuda a la circulación, lo cual disminuye los dolores en los miembros inferiores.

La alimentación adecuada también representa un factor importante en la disminución de dolores en los pies, debido a que el peso adecuado, aligerará la carga que pueda generar la obesidad. Los masajes luego de la rutina diaria, suelen recomendarse para evitar el dolor en los pies y para su alivio, en el caso que exista.

Por su parte, colocar hielo en los pies cuando existe dolor por 20 minutos, puede ayudar a su desaparición. No obstante, si es persistente, es recomendable visitar al podólogo, para conocer que origina el dolor y abordarlo directamente, con tratamientos adecuados.

Conclusión sobre el dolor de pies

El dolor en los pies, resulta de un proceso multifactorial, desde el cansancio de la rutina diaria, hasta la aparición de patologías podálicas, o alertas de enfermedades reumáticas, es necesario conocer su origen y tratarlo adecuadamente. Las causas más frecuentes de estos dolores suelen estar asociados a leves traumatismos en los pies, o aparición de anomalías como es el caso del Hallux Valgus, o espolón calcáneo.

Identificar correctamente los síntomas que se presentan es fundamental para llevar a cabo un tratamiento acorde a la naturaleza de la causa, pues en alguno de los casos, el tratamiento quirúrgico, suele ser la causa recomendada para corregir las imperfecciones que ocasionan dolor en el pie. Es recomendable, además, conocer aspectos relacionados a la prevención y disminución de las molestias, pues la mayoría son corregibles mediante el uso de zapatos adecuados, correcciones posturales y la implementación de dispositivos como plantillas que ayuden a mejorar la marcha y hacer más ligero el día a día.