" />

¿Qué son las escaras? Las escaras son úlceras producidas en la piel tras largos periodos de presión. Se producen por la falta de circulación sanguínea en la zona lesionada. Las úlceras por presión o escaras son recurrentes en pacientes, tras largos lapsos de hospitalización; sin embargo pueden prevenirse con el cuidado necesario.

La incidencia de formación de escaras en los pacientes en hospitales es del 10% aproximadamente; 33% en unidades de cuidados intensivos, 23% en parapléjicos y hasta 66% en fracturas femorales.

¿Por qué son las escaras un mal de cuidado?

Generalmente las escaras se presentan en pacientes parapléjicos o que por alguna u otra razón han estado sometidos a largos periodos de hospitalización. Por ello hay que saber qué son las escaras y qué representan, ya que no son una afección que se producen de manera aislada; están acompañadas de algunas otras complicaciones médicas, que no necesariamente están ligadas a la escara(s) en sí misma.

Uno de los objetivos de la piel es resguardar al cuerpo humano, sobre todo de infecciones a las que pudiera estar sometido el organismo si se encontrara a la intemperie. Para entender qué son las escaras, es necesario precisar que son una lesión, similar a una herida, que al momento de ser expuesta, pudieran contraer infecciones que impiden su salubridad; esto también depende del estatus de la escara, que puede ser abierta o cerrada. Algunas pueden estar en una etapa de inicio, otras más avanzadas.

Según el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP), existen al menos cinco niveles de lo que son las escaras.

  • Alteración observable en la piel integra, relacionada con la presión, que se manifiesta por una zona eritematosa que no es capaz de recuperar su coloración habitual en treinta minutos.
  • Úlcera superficial que presenta erosiones o ampollas con desprendimiento de la piel.
  •  Úlcera ligeramente profunda con bordes más evidentes que presenta destrucción de la capa subcutánea.
  • Úlcera en forma de cráter profundo, que puede llegar a presentar fístulas, cavernas e incluso trayectos sinuosos con destrucción muscular, hasta la estructura ósea o de sostén (tendón, cápsula articular, etc.). Exudado abundante y necrosis tisular.
  • Úlcera con tejido muscular necrosado, olor pestilente, destrucción total de la dermis y la epidermis. Estructura ósea comprometida con la necrosis corporal y cuadro severo de infección.
  • Las escaras pueden alojarse en cualquier zona del cuerpo, pero específicamente se concentran en las partes óseas del cuerpo humano: como la espalda, la parte trasera de la cabeza, los codos, los talones, la clavícula, el coxis, las manos, los pies, y las caderas. Son sin duda las partes de mayor presión, al momento de la hospitalización.

Cómo conocer qué son las escaras y cómo prevenirlas

Saber qué son las escaras es vital ante un proceso de hospitalización, porque identificar la presencia de una úlcera puede variar según el organismo y la piel. En algunos casos puede presentarse como un enrojecimiento, en otros casos pueden ser manchas oscuras, de igual forma se pueden presentar como ampollas, moretones o lastimaduras.

Cualquier paciente que esté en cama, en la silla de ruedas, sin cambiar de posición de manera frecuente es un paciente potencialmente vulnerable a presentar escaras. Por ello es recomendable tener los siguientes cuidados:

  • Cambiar la posición del paciente (decúbito) cada dos horas, para paciente de sillas de ruedas cada 1 hora
  • Mantener la piel extremadamente higiénica
  • Utilizar artículos que prevengan las escaras (colchones, almohadas, sabanas)
  • Controlar la piel del paciente con regularidad
  • Evitar ropa ajustada
  • Evitar que los fluidos corporales puedan tener contacto con la piel durante un tiempo prolongado
  • Evitar que la fricción del cuerpo con la cama o las sabanas
  • No usar cremas con olor, lo recomendable son lociones neutras
  • Ayude al paciente a estar en movimiento lo máximo posible
  • No usar agentes irritantes (alcohol, jabones no neutros, etc)
  • Minimizar los factores ambientales que producen sequedad de la piel (baja humedad = 40% y exposición al frío)
  • Atender la alimentación
  • Mejorar la movilidad

Tratamiento para las escaras

Las úlceras son un tema de cuidado, deben ser atendidas de inmediato, ya que su no atención podría repercutir en la salud del paciente de manera directa. Ante su presencia, existen formas de tratamiento que pueden ayudar a su desaparición y van a depender directamente del nivel en que se encuentre la escara. Algunas formas de cuidado lo que son las escaras:

  • Aunque todas las úlceras están en principio contaminadas, en la mayoría de los casos, una buena limpieza y el desbridamiento pueden prevenir la infección. Si a pesar de éstos persiste más de dos-cuatro semanas, se recomienda iniciar cura con antibiótico tópico.
  • La limpieza debe hacerse con suero salino isotónico. No usar nunca antisépticos tópicos; son productos citotóxicos para el nuevo tejido y su uso continuado puede provocar problemas sistémicos por su absorción.
  • El tejido necrótico en las úlceras favorece la infección e impide la curación, por lo que retirarlo es primordial. Puede hacerse mediante distintos procedimientos, a través del corte quirúrgico, químico o enzimático, auto lítico o mecánico.
  • La nutrición es importante para ayudar a que la ulcera por presión se cure, en especial las proteínas tales como la carne de vaca, el pollo, los porotos o los huevos.
  • De igual forma existen otros tipos de tratamiento como la recuperación quirúrgica; sin embargo las úlceras desaparecerán en tanto se disminuya la presión sobre la zona afectada.