" />

Hallux Valgus: ¿Qué es?

El Hallux Valgus (HV), es un término medico, proveniente del latín “hallux” (primer dedo del pie) y “valgus” (hacía fuera de la línea media del cuerpo), que se refiere a una desorientación del dedo grueso y la aparición de una protuberancia en el área lateral del pie. Esta imperfección, se origina a nivel interno del primer metatarsiano.

¿Qué produce el llamado hallux valgus?

Fijar los determinantes asociados al Hallux Valgus, ha generado discusión entre los especialistas de la medicina. Pese a las múltiples posiciones presentadas acerca de los factores desencadenantes de esta condición, no ha sido posible definir una teoría concreta sobre este tema. Entre las causas más comunes entre diferentes especialistas, se encuentran el factor genético, siendo mayor del 80% los casos relacionados a esta causa. En segundo lugar, prevalece el uso de calzado con punta estrecha o muy ajustada. La obesidad, también constituye un factor asociado a la aparición de Hallux Valgus según lo mencionan algunos médicos, también las lesiones postraumáticas. Además, se atañen a esta condición el pie plano, pie egipcio, hipermovilidad articular, entre otras patologías asociadas con tejidos conectivos.    

La manifestación clínica de esta enfermedad, presentará variaciones de acuerdo a la gravedad y a las limitaciones que se generen en la persona afectada, del uso de zapatos ceñidos depende en gran medida el inicio de fricciones e irregularidades asociadas al HV. Las primeras fases de la patología pueden presentarse con molestias discretas, y movimientos articulares libres e indoloros. Progresivamente, el dolor aumenta y se agudiza con mayor frecuencia y constancia, con una localización precisa en la zona metatarsofalángica. Alguien que no acostumbra a usar zapatos ajustados, posiblemente no presente síntomas, aunque la malformación evolucione. No obstante, en una persona que use zapatos estrechos frecuentemente, notará la deformidad y dolor de manera constante.

¿A quién afecta el hallux valgus?

Aunque esta alteración podológica es más habitual de lo que se piensa, diferentes estudios han determinado que el hallux valgus, afecta mayormente a las mujeres en edades promedios de 40 a 50 años. La causa de esto es que el uso de tacones altos y de punta estrecha, hace al género femenino más susceptible a la aparición de este cuadro. La aparición de la enfermedad inicia esencialmente en las mujeres debido al frecuente uso de zapatos inadecuados, aunados a una pisada incorrecta al andar.   No obstante, la enfermedad no es exclusiva de las mujeres. Aunque en menos frecuencia, los hombres también pueden presentar Hallux Valgus. En niños y adolescentes, por su parte, no es muy común esta patología, no obstante, existen casos en los que aparece a temprana edad, en cuyo caso se asocia a un problema neurológico. La aparición de esta enfermedad en la adolescencia es conocida médicamente como hallux valgus juvenil.  

¿Por qué es un problema?

Conocida coloquialmente, como “Juanete” o Bunion, la inflamación de esta área ocasiona, además de incomodidad, dificultad y dolor al andar, limita el uso de algunos calzados, y la malformación evidente. De no tratarse, esta anomalía puede evolucionar lentamente, generando la ubicación del dedo gordo, por encima o debajo del segundo dedo del pie, lo que podría hasta imposibilitar el caminar regularmente, evidenciando además enrojecimiento, causado por la presión del zapato. Generalmente el diagnostico de esta enfermedad no resulta tan complicado para los especialistas, pues con solo observar el área afectada pueden notar si se trata de Hallux Valgus, sin embargo, la realización de Rayos X es importarte, dado que establece el ángulo de anomalía entre el dedo y el pie, considerando que en ocasiones puede confundirse esta patología y la artrosis.  

¿Cómo se puede corregir?

La corrección de esta patología ha sido también motivo de polémicas incansables en la comunidad médica. Sin embargo, se señala con mayor aceptación que la única corrección definitiva es mediante la cirugía. Si la deformidad formada en el valgo, es de mucha protuberancia, conviene realizar una visita al médico para descartar si requiere la intervención. No obstante, la evolución del hallux valgus leve o moderado, puede detenerse modificando algunos aspectos que contribuirán a minimizar considerablemente el dolor.   Debido a que la enfermedad se origina principalmente por el uso de calzado inadecuado (ajustados en la punta y tacones altos) la selección de zapatos es elemental para frenar la patología, no hay manera de que esto suceda sin haber cambiado de calzado de manera permanente y no solo mientras se vea mejoría. El uso de calzados cómodos es lo más adecuado para ayudar a corregir el Hallux Valgus, aún más para los pies en pronación (rotación externa del pie durante el movimiento).   Existen además tratamientos que contribuyen a drenar la inflamación y disminuir el dolor, como es el caso de los masajes relajantes, corrientes eléctricas, termoterapia. Recibir educación para caminar adecuadamente, representa otro aspecto importante en la prevención de juanetes, al igual que en su corrección, además el uso de las plantillas para equilibrar la descarga corporal, es también otra consideración relevante en este tema.  

Conclusión sobre el problema del hallux valgus

Pese a que el hallux valgus, puede considerarse como una alteración habitual y antiestética, sin importancia, representa una de las enfermedades podológicas más complejas y frecuentes en la sociedad, especialmente en mujeres mayores de 40 años. La etiología y corrección de esta molestia aún no han logrado dilucidarse con totalidad, por lo que se habla de una patología multifactorial, cuyos síntomas suelen asociarse a la gravedad de la malformación, sin embargo, algunas personas presentan esta patología de manera asintomática. En relación al tratamiento, hoy en día existen en el mercado diversos productos para la disminución de las molestias e inflamación ocasionada por esta enfermedad, siendo la intervención quirúrgica la última opción si la medicina ortopédica no surta efecto exitoso.    No obstante, la prevención suele ser la mayor recomendación de los especialistas, centrada principalmente en la elección de un zapato adecuado, considerando para ellos aspectos como la altura, la forma y la horma del calzado. Mientras más alto y estrecho, se incrementarán las posibilidades de aparición de la deformación y su evolución. Además, realizar un estudio en clínicas podológicas para la detección temprana del hallux valgus, es otra opción favorable.