" />

La operación de juanetes: ¿Qué es?

Los juanetes son las protuberancias que aparecen en la base de la primera falange inferior (dedo gordo del pie) a causa del hallux valgus. Esta malformación produce que el dedo se doble hacia un lado, frecuentemente ubicándose por encima o debajo del segundo metatarso, lo cual produce dolor en el área, incomodidad, y eritema en la zona afectada, llegando a afectar la caminata regular y el uso de calzados habituales. Llamado además bunion, esta anomalía podálica, se origina debido a un exceso de fuerza en las coyunturas y ligamentos de las extremidades inferiores, lo que da origen a la deformidad.

Las diferentes opciones ante la operación de juanetes

Aunque existen diversos tratamientos para la prevención de los juanetes, como lo es la educación acerca de caminar adecuadamente, el uso de zapatos correctos, y plantillas idóneas para el equilibrio del peso. Especialistas en medicina en el área de traumatología han coincidido en que el tratamiento efectivo para la desaparición de esta problemática es la intervención quirúrgica. El propósito de la cirugía es esencialmente eliminar el dolor que ocasiona esta patología y además enmendar la malformación de la manera más efectiva posible.

Diversos estudios, han señalado que la operación quirúrgica se recomienda en los casos cuya anomalía produzca intenso dolor y limite el uso de zapatos debido a la severidad de la protuberancia.  No obstante, la decisión de ser intervenido quirúrgicamente, depende de la persona afectada y orientación del médico de cabecera.

¿En qué consiste la operación de juanetes?

La cirugía de juanetes (u operación de juanetes) generalmente se trata de un corte en la coyuntura del primer metatarso para posteriormente extirpar el bulto y alinear los tejidos blandos y del hueso lo más parecido posible a su forma habitual. El procedimiento quirúrgico se centra principalmente en disminuir el dolor y enderezar la articulación permanentemente, en caso de que sea exitoso. Normalmente, esta intervención requiere de la utilización de tornillos, placas o pequeños alambres para mantener los huesos alineados.

¿Es la operación de juanetes una cirugía complicada?

La anestesia utilizada en este procedimiento en la mayor parte de los casos es local, es decir, se aplica únicamente en el pie. Se considera una cirugía ambulatoria, con un porcentaje de riesgo mínimo y sin muchas alteraciones. Su duración dependerá del tipo de cirugía, no obstante, en la mayoría de los casos suele tardar una hora y media. De acuerdo con estudios realizados, en el mundo de la medicina se conocen alrededor de 100 intervenciones quirúrgicas para la corrección de esta patología, sin embargo, es el especialista quien decide el procedimiento a realizar, recordando que puede aplicarse más de una cirugía, para ello, los especialistas realizarán valoraciones físicas acompañadas de estudios como radiografías, en las cuales se determinarán los procedimientos consecutivos.

Las más frecuentes de las operaciones, se centra en la realineación de los tendones alrededor del dedo gordo. En otros casos se aplica la eliminación de las zonas afectadas y la inserción de algún metal (placa, clavo o tornillo), hasta su cicatrización. En casos de mayor gravedad o que han sido intervenidos en otras ocasiones de la misma patología se lleva a cabo una intervención en la que se quita la articulación afectada.

Molestias frecuentes, edema en el área y dolor intenso, son las características más predominantes luego de la intervención quirúrgica, sin embargo, estos aspectos irán disminuyendo progresivamente con la ayuda de analgésicos prescritos por los especialistas, conforme avancen los días y se mantengan los cuidados postoperatorios.

Aunque muy bajos, los riesgos que pueden presentar estas intervenciones es de contraer alguna infección en los tejidos blandos del área afectada, rigidez en los ligamentos, y efectos adversos a la anestesia u otro medicamento. No obstante, la atención médica adecuada impedirá complicaciones de mayor alcance.

Ya me he operado de juanetes, ¿ahora qué?

Pese a que se trate de un proceso ambulatorio, la recuperación absoluta de la operación de juanetes puede durar alrededor de dos meses, no obstante, el paciente puede ir incorporándose a sus actividades diarias lentamente, recordando que el calzado a usar debe ser adecuado para contribuir en el equilibrio y distribución de la carga.

Luego de los primeros quince días, el paciente debe acudir al médico nuevamente para retirar la sutura, y posteriormente, continuar con los cuidados durante el tiempo restante para asegurar que el proceso de fijación y realineación de los ligamentos sea exitoso, para luego retirar las clavijas colocadas (si es el caso). En algunas ocasiones (dependiendo de la profundidad de la cirugía) se recomienda el uso de dispositivos de ayuda en la marcha (preferiblemente muletas) durante los primeros días para que el área operada no haga presión al caminar.

Los cuidados postoperatorios por su parte, van desde mantener el vendaje sin humedad, hasta el uso de zapatos deportivos con apoyo para facilitar la marcha durante el reposo, entre otros los cuales coadyuvaran a evitar complicaciones, que -aunque es poco frecuente-, pueden presentarse luego de la operación, manifestadas por fiebre, eritema en los alrededores de la lesión quirúrgica y edema pronunciado en todo el pie.

¿La operación de juanetes es definitiva?

La efectividad de la operación de juanetes ha sido reconocida en la sociedad, debido a que proporciona mayor comodidad a las personas en la marcha, además del uso de zapatos adecuados, permite mayor flexibilidad, combinado con la disminución del dolor debido a la realineación del metatarso, observándose una apariencia normal al dedo luego que se minimiza la hinchazón y haya cicatrizado en su totalidad.   

Sin embargo, este procedimiento no erradica el riesgo de reaparición de los juanes, de no realizarse las practicas preventivas adecuadas, como el uso de un calzado correcto, la manera de caminar correctamente y la utilización de plantillas que ayuden a equilibrar la carga de los miembros inferiores, es probable que la anomalía vuelva a aparecer progresivamente, por lo cual se recomiendan visitas recurrentes al especialista y una conducta de prevención que permita mantener el riesgo en mínimo.  

No hay que olvidar que la operación de juanetes no se trata de una intervención cosmética sino de un proceso que permitirá a los pacientes recuperar en gran medida recuperar la vida habitual, tomando en cuenta los cuidados necesarios para evitar la aparición de esta anormalidad y los síntomas que genera.